EL IDIOMA

Article Anna Dot April 2, 2015
April 02, 2015

Sobre “EL IDIOMA.”, la lectura y conversación sobre poesía que mantuvimos con Mariano Mayer en Salamina, invitados por David Bestué (gràcies, David!).

Esto es para los que no pudisteis estar o para los que estuvimos y queremos recordar algo de todo lo compartido.

11082607_10152874619713655_8376026589144740926_n

Empezamos muy tarde por culpa de que Toni y yo nos perdimos camino a Salamina con una moto de 49cc, encontrándonos de repente en la autovía de Castelldefels. Al final conseguimos llegar, avergonzados de nuestro retraso, y la cosa comenzó con Mariano leyendo a buen ritmo y de un tirón todos los poemas, escritos por él, que llevaba impresos. Se había marcado con boli la puntuación, los respiros, el aire.

A partir de aquí empezamos una conversación basada un poco en el formato Hilomental (de los grandes Félix Pérez-Hita y Arturo Baston), en el que cada uno tenía un turno breve para presentar algo y así ir improvisando un diálogo de referentes literarios, una deriva por distintos temas. Me pregunté si jugaba con ventaja, pues yo pude consultar mi biblioteca antes de ir, llevaba fragmentos de textos, por si salía la oportunidad de leerlos. Mariano, en cambio, teniendo sus libros entre Buenos Aires y Madrid, pudo consultar solamente (aunque parece ser que no es poco) la biblioteca portátil de su memoria. A continuación hago un volcado libre y desordenado de las ideas que recuerdo que salieron tanto por parte nuestra, como en comentarios de los asistentes, y acto seguido encontraréis la lista de referencias que mencionamos.

En estas condiciones comenzamos hablando de nuestros respectivos contextos, de nuestro idioma y del idioma de nuestra voz. Del acento de Osona, de Jaume Coll, de Mariano conociendo a Arturo Carrera por las calles de Buenos Aires. Leer en alto como acto de publicación de un texto. La desconfianza hacia el lenguaje. Conocer al autor condiciona nuestra lectura de sus textos. Recordamos recomendaciones. Nos preguntamos si tan solo leemos lo que nos recomiendan o lo que hemos visto a otros leer. A lo mejor somos poco arriesgados, no nos la jugamos demasiado. Y a lo mejor existe el caso contrario: alguien que siempre lee algo de lo que nunca ha oído a hablar, de lo que no conoce nada en absoluto. Un valiente, sin duda. Sonia comenta la existencia de aquellos libros que una tiene aún y sabiendo que nunca va a leerlos. Un montoncito de libros que una sabe que nunca va a leer pero que los tiene ahí. Yo tengo libros que nunca he leído, como Tirant lo Blanch. No sé si algún día lo leeré. De momento no tengo previsto hacerlo. Tampoco he leído nada de Rainer Maria Rilke. Mariano se muestra fascinado por su escritura. Franco Berardi también recomienda la lectura de Rilke en La Sublevación. Una nana blanca en Cobra, estrellas, el cosmos, la materia pulviscular, la combinatoria de las partículas elementales, la cábala, la verdad del mundo. Lo que yo llamo desaparecer o escribir habiendo desaparecido o estar en una especie de trance u olvidarse de la autoridad (tampoco sabiendo exactamente qué autoridad es esta) o lo que Andrea describe como encontrar la propia voz o estar muy dentro de la propia escritura o ser inconsciente al escribir o estar tanto que una se vuelve invisible. Al final tampoco nadie te lee. O sí. Mariano habla de lo divertido y la búsqueda del humor que le falta a uno mismo en la escritura del otro. Las crónicas de María Moreno y el humor en su justa medida. Poesía en las palabras de los otros. Recontextualizar, convertir a poesía. Los “findables”, los “encontrables”, de Darren Wershler. Twitter. El Ulysses de James Joyce. El Finnegan’s Wake de James Joyce. Kenneth Goldsmith y leer en alto como acto de decodificación. Y algunas cosas más que ahora no recuerdo.

Mariano: poemas propios;
el diario de Alejandra Pizarnik;
Momento de simetría y Escrito con un nictógrafo, de Arturo Carrera;
Los cuadernos de Malte Lauris Brigge, Cartas sobre Cezanne y Poemas franceses, de Rainer Maria Rilke;
Cobra y Pájaros de la playa, de Severo Sarduy;
La prueba y Copi, de César Aira;
El affair Skeffington, de María Moreno;
Circe, de César Vallejo;
Las olas, de Virginia Woolf;
El jardín, de Diana Bellessi;
Diágrama de flujo y Autorretrato en espejo convexo, de John Ashbery.

Anna: poema “Les vaques”, de Jaume Coll;
NO ON y Birnam, de Víctor Sunyol;
Cent mille millards de poèmes, Exercicis d’estil y Obras completas de Sally Mara, de Raymond Queneau;
La Sublevación, de Franco Berardi;
Seis lecciones para el próximo milenio, de Italo Calvino; definición de “cábala”, de la Wikipedia;
cuenta de Twitter de @VanessaPlace, Gone With the Wind;
cuenta de Twitter de Oriol Fontdevila: @8pilas;
artículo Best Before Date. What if the poetic has left the poem?, de Darren Wershler y concretamente los versos
“There is no force, however great,
Can stretch a cord, however fine,
Into a horizontal line,
Which is accurately straight.”;
Satin Island, de Tom McCarthy;
cita de Kenneth Goldsmith: “Reading aloud is an act of decoding”, en el libro Uncreative Writing. Managing language in the digital age, poniendo como ejemplo el video de James Joyce leyendo en alto Finnegan’s Wake:
.

Compartimos, también, imágenes de nuestras notas preparatorias.

20150401_170531

20150402_224302

Comments are closed.